«Anything can happen and it probably will» directorio 
DIVAGACIONES.COM
volver a Reflexiones de un freak con mucha solera
Divagaciones de
cybernapya
ENLACES
 


XML RSS
volver a Reflexiones de un freak con mucha solera
Porque no sólo de vicio y subcultura vive el freak... 
página 1 de 6

Os damos la bienvenida a nuestra humilde morada...

Momentos importantes
En la vida hay momentos importantes a destacar.... Los primeros amigos, las primeras amigas, la primera novia... El primer beso, los primeros tebeos... Todo eso es digno de recordar, pero si hay algo a destacar de vital importancia es: EL HECHO DE QUE STAN LEE TE ACEPTE COMO AMIGO EN EL FACEBOOK... Sólo puedo decir una palabra: OLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Wiwichu

Lo dicho. Feliz navidad

Gabriel Díaz

mostrar 1 reflexiones
Enviar reflexiones a esta divagación
 
Niño, no leas tebeos
Durante mi adolescencia, no era raro que se me recriminase que era demasiado mayor para leer tebeos. pensaban que por sumergirme en cuadernillos plagados de viñetas era incapaz de ver la realidad. La sociedad pensaba que los tebeos eran infantiles, y aquellos amantes de los mismos carecían de madurez. Entonces llegó Watchmen, y tras él Question, junto a Ronin, V de Vendetta, y aquellos tebeos Recomendados para lectores maduros. pasaron muchos años hasta que la gente empezó a respetar a los tebeos y aquellos lectores empedernidos. Atrás quedaron esas regañinas de nuestros mayores y amigos que nos retiraban la palabra porque entendían que no madurábamos al ser diferente al resto. Me alegro de ser freaky, diferente al resto, porque eso me da una personalidad fuerte y desarrollada.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Revistas de tebeos

Durante mi infancia y adolescencia, conocía mil y una revistas en las cuales se contaban otras tantísimas aventuras de no sé cuantos personajes diferentes. Bajo el título de uno de los tebeos más conocidos, aquellas revistas dedicaban dos o tres páginas a diferentes tebeos, o personajes. En la época de Bruguera, recuerdo que en el Zipizape venían mostrando aventuras dedicadas a un público más juvenil que infantil, como unas adaptaciones de Colmillo Blanco, y otro tipo de aventuras. Cuando hablo de estas revistas, no me refiero a las revistas de tebeos actuales, donde prima la información sobre el mundillo. Hablo de unas publicaciones donde lo importante era el tebeo en sí, sin más, y donde los lectores teníamos un hueco para opinar, encontrar amigos y entretenerse con los pasatiempos. Hoy por hoy es difícil acceder a ese formato, el cual creo desaparecido, y que espero que me corrijáis

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Maestros

Una de las cosas que más echo de menos en los cómics es la labor educativa, a través de magníficas obras que hacían la Historia más amena y divertida, permitiendo profundizar en el conocimiento adquirido. Hace unos días disfrutaba de la vida de Carlos I de España y V de Alemania, magníficamente ilustrado por Antonio Hernández Palacios. Innegable la labor educativa de El Capitán Trueno, el Guerrero del Antifaz o El Jabato, independientemente de las ideas sociopolíticas impuestas por la dictadura franquista y la censura, burlada sutilmente. Hoy por hoy, pocos tebeos sirven para enseñar, pues su labor se limita a entretenernos o hacernos reír. Me parece muy triste que no se den cuenta de la labor de la lectura, a través de largos textos sin ilustraciones o a través de historias contadas en tebeos. es triste que no se fomente más la lectura, pero eso es harina de otro costal, y tema de otros blogs.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Censura

Rara es la vez que, hablando con autores de tebeos españoles, no se menciona la censura que sufrieron sus creaciones durante la Dictadura de Franco, y sus conversaciones de política con el juez que se ocupaba de sus procesos. El poder siempre ha temido que el creador o la creadora diga lo qué quiera o sienta. Los hechos más recientes como el secuestro de la revista El Jueves, sucedido el año pasado, o las matanzas ocasionadas por la caricatura de Mahoma en un medio de Dinamarca, me llevan a la reflexión sobre este tema, y lo peligroso de la intolerancia y el totalitarismo. En China, Tintín está censurado, pues el título de su aventura en el Tibet tiene añadido al título la palabra chino en el país anfitrión de las Olimpiadas de 2008 o Stock de Coque, que tuvo problemas en el mundo árabe hace ya 50 años. El poder teme que la ciudadanía piense por sí misma, y quiere que los creadores y creadoras sean cortesanos, pelotas y propagandísticos, molestándoles aquello que no les hace la corte. En esta ocasión, publico la caricatura de Mahoma como reivindicación de la libertad de expresión, y lanzando un grito contra la intolerancia, tan fomentada por los poderosos, económicos o políticos.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Tebeos de niños chicos

Han pasado demasiados años desde que yo empecé a leer, y a descubrir esta pasión por la viñeta, algo que pronosticaban que dejaría de interesarme cuando entrase en la adolescencia, aunque nunca fue así, pues esa entrada en la revolución más dura de la época de una persona no hizo sino acrecentar mis deseos por coleccionar, leer y devorar casi todo lo que caía en mis manos.
Desde el Pumby hasta el Capitán Trueno que me regalaba mi tía cuando íbamos al pueblo, pasando por el Pulgarcito y las adaptaciones del Mazinger Z. En aquella época, se consideraba que leer tebeos era una cosa de niños, y nos discriminaba todo el mundo por ello. Recuerdo, aparte de haber sufrido las burlas del resto, como mi mejor amigo de aquella época tan lejana en el tiempo, me miraba fríamente y me mandaba a tomar por el saco(eufemísticamente hablando)si hablaba del Escuadrón Suicida o Flash. Querían apartarme de este apasionante hobby, que no perjudica a la salud, como otros, pero nunca lo consiguieron. Hoy por hoy, soy un coleccionista, friki orgulloso de ello, y sobre todo un lector, ávido de aventuras, y capaz de demostrar que una historia contada a través de la viñeta no tiene por qué ser infantil.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Cuando los tebeos se compraban en el kiosko
Hace muchísimos años que no veo un tebeo en un kiosko, lo cual era habitual en la década de los 80 y los 90, donde me encontraba las ediciones normales, a un precio muy accesible, con un formato de cuadernillo, cuyas portada estaba impresa en un papel brillante, estucado, contrario a sus páginas interiores. No era fácil encontrar en aquella época clásicos como Watchmen, Ronin o V de Vendetta, o algunas series regulares como La Patrulla X o Green Lantern. Había que buscar mucho, y los Prestige de los que hablaba anteriormente llegaban con cuentagotas, y no todos. Ahora todo ha cambiado. Apenas puedo encontrar viñetas en los kioskos, tan saturados de una infracultura, que nada tiene que ver con la subcultura que todo freak consume, llamada prensa del corazón y revistas que invitan a la ausencia de pensamiento, así como la saturación de las estanterías y el propio espacio del kiosko con los coleccionables, tan de moda, y entre los cuales echo en falta los otros idiomas diferentes al inglés, pero eso no corresponde a este post, ni a este blog, dedicado al mundo del tebeo.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
Prestiges

Cuando comencé el coleccionismo de cómics, mis tebeos eran de grapas, a un precio bastante asequible, que podía permitir llevar varias colecciones al mes. Sin embargo, de vez en cuando solía salir alguna que otra aventura extra, en un formato de tapa semidura o dura, con un papel de más alto gramaje, a veces satinado y a precios más altos. Eran los formatos prestige, todo un regalo a los sentidos, que suponían el mayor de los tesoros. Recuerdo que mi primera obra de este formato fue Green Arrow: El Cazador Acecha, una obra de Mike Grell que supo convertirla en un clásico, reeditado por Planeta, y que deberé adquirir. Aquellos prestige eran libros, y las historiaa relatadas no se merecían un formato inferior: Hoy por hoy el tebeo grapado no tiene nada que envidiar al tebeo encuadernado y cosido, ni siquiera en el precio. A mí me encantaba esperar las ediciones de lujo y recrearme en sus historias. Eran los tiempos en los que los tebeos no habían perdido la inocencia.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
El cómic como denuncia social

Hace años leí Dios Ama, el Hombre Mata, en el cual se hacían paralelismos entre el apartheid y la situación de los mutantes, discriminados por su condición de mutantes. Para mí fue una de esas obras gráficas que me hizo reflexionar más allá de las viñetas. En una época en la que sufría acoso escolar y discriminación por ser un freaky, leer tebeos y ser yo mismo, me veía reflejado en esa novela gráfica, y la vi esencial y de obligada lectura para que los tebeos no fuesen un mundo alternativo, sino algo real, donde los superpoderes eran lo menos importante, y las personas que los tenían y sus problemas, inquietudes, sufrimientos y felicidades. Hablaba en uno de los editoriales de Cerebro, mi primer fanzine oficial, del racismo que sufrían los mutantes y toda su problemática. Es curioso como algunas veces(yo diría que siempre) la realidad supera a la ficción.

Gabriel Díaz

Enviar reflexiones a esta divagación
 
visitantes

Las divagaciones enviadas por los ciudadanos dreamers son de "libre expresión", no expresan necesariamente las opiniones de dreamers.com, y están sujetos a las mismas reglas que los mensajes en los foros, especificadas en "© Copyright, responsabilidades y condiciones de uso en dreamers.com y el Universo Dreamers ®".
Si estás interesado en participar con tus divagaciones y crearte tu propio blog puedes hacerlo desde Ciudadanos Dreamers.